cashback

El término cashback tiene su origen en el sector bancario: se trata de un sistema para retirar dinero en efectivo sin necesidad de acudir a un banco o cajero automático. En otros países Europeos es posible utilizar esta modalidad de pago desde hace varios años. Por ejemplo, en Gran Bretaña puedes pagar la compra de un supermercado con tarjeta de débito o crédito con un importe superior al real y que el comercio te devuelva la diferencia en efectivo. 

En cambio, en este artículo vamos a hablarte del cashback como un sistema para ahorrar en tus compras hechas a través de Internet. Esta modalidad consiste en recuperar un porcentaje del dinero de las transacciones realizadas en una tienda online que disponga de la opción de devolución de cashback. 

Los reembolsos en forma de cashback son recompensas para los clientes: el importe devuelto supone un porcentaje del dinero que has gastado en un artículo o servicio de una marca en concreto.

Este tipo de sistema de pago no está muy extendido en España, y por este motivo la mayoría de consumidores lo desconocen. Aún así, cada vez es más común encontrar el cashback como sistema de recompensa al consumidor por comprar en tiendas online específicas.

Las ventajas del cashback

La ventaja del cashback más evidente para el usuario es que este recibe dinero por sus compras, con un importe que oscila entre un 5% y un 10%. Por lo tanto, si realizas varias compras desde una misma web de cashback, puedes acumular una buena cantidad de ganancias que podrás utilizar para lo que quieras.

Por ejemplo, con una tasa de cashback del 5%, un cliente puede recuperar 50€ en una compra por valor de 1000€. Esto proporciona a los clientes un incentivo para comprar un producto (y hacer que esa compra se repita) y supone un gran estímulo de las ventas para la tiendas online que participen en un programa de este tipo.

Cómo funciona el cashback

La idea del cachback se acerca a los famosos programas de marketing de afiliación, que buscan nuevos clientes a través de recomendaciones a sus afiliados. En este caso, las tiendas online pagan a otros sitios web una comisión por cada venta a cambio de recibir potenciales clientes.

En cambio, el sistema cashback consiste en ofrecer al usuario un porcentaje del precio del producto a modo de reembolso una vez realizada la compra. Una vez confirmada la transacción, el negocio paga al afiliado una parte de la venta, y esta parte se transfiere al sitio de devolución de efectivo, que luego proporciona al cliente una recompensa en efectivo. 

El negocio no desempeña ningún papel en la emisión del reembolso a los clientes, lo que lo convierte en una promoción de reembolso muy fácil para el negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here